Novelas románticas a la venta

Novelas románticas a la venta

viernes, 19 de abril de 2013

Los G.I. Joe no serán vencidos


Hace cuatro años cuando fui a ver G.I. Joe, El origen de Cobra, no tenía duda de que vería explosiones, disparos, vehículos asombrosos y sofisticadas armas militares, no esperaba mucho de la trama pero fui gratamente sorprendida al encontrarme también con una gran trama y personajes carismáticos. Me pareció una excelente manera de refrescar la franquicia y presentársela a nuevas generaciones. Esta película incluso logró convertir a Channing Tatum y a Marlon Wayans en actores de acción. A pesar de que el primero puede resultar aburrido en pantalla y el segundo parece especializarse en comedias simplonas.
Las películas de acción quizás no ganen premios por actuación y guión original pero son unas de las que generan las mayores ganancias. Por eso los estudios deben apresurarse a filmar las secuelas para mantener el interés del público y capitalizar al máximo estas franquicias. Hay películas cuyas secuelas generan más expectativa que otras y, por lo general, son aquellas que tardan más años en realizarse al tratarse de grandes producciones.
No es ningún secreto que G.I. Joe: La Venganza contó con menos presupuesto que su predecesora y se nota hasta cierto punto. Desde que vi los cortos no estaba muy convencida, sobre todo porque en tan sólo unos segundos, y con menos munición a la que estas películas nos tienen acostumbrados, acaban con casi todos los Joe, incluyendo a Duke. Después de lo mucho que se esforzaron por convencernos en la primera parte que Channing era un buen protagonista, resultaba extraño que apareciera sólo unos minutos en pantalla en la continuación.
En los cortos se veía también que prescindieron de Wayans y muchos otros que no se echan de menos, afortunadamente no fue el caso con Snake-Eyes y Storm Shadow cuyos enfrentamientos siempre son emocionantes. La presencia de Bruce Willis en esta secuela, cuyas mejores épocas cómo actor de acción parecen haber quedado atrás, sugería un poco de desesperación por compensar el bajo presupuesto.
Dwayne “The Rock” Johnson fue el actor elegido para el protagónico. Su carisma y su gran personalidad son innegables, sólo falta ver la adoración del público cuando se encuentra sobre el cuadrilátero para darse cuenta de lo popular que es. Desafortunadamente no logra transmitir esa misma magia a través de las pantallas de cine. Aun así, su gran físico, su característica expresión al levantar la ceja y su cautivadora sonrisa siempre atraen al público. The Rock es un actor medianamente bueno cuya personalidad compensa cualquier falla que pueda tener. Es difícil decir algo negativo acerca de él.
G.I. Joe: La Venganza fue destrozada por la crítica, muchos la tacharon de tonta e insípida. La acusaron de abusar de recursos violentos y de escenas de destrucción a gran escala. Hay quienes incluso la catalogaron como basura y falta de creatividad. Esta película debutó con ganancias por debajo de su predecesora por un pequeño margen, aun así, fue todo un éxito de taquilla y estuvo en primer lugar de audiencia.
Los críticos tienen razón hasta cierto punto pero eso es porque están juzgando esta película bajo lineamientos erróneos para este tipo de filmes. Cuando asistimos a una película de acción queremos ver explosiones absurdas, destrucción masiva, actos heroicos poco creíbles y villanos que en ocasiones causan más risa que miedo. No me avergüenza admitir que me gustó G.I. Joe: La Venganza. Me pareció muy entretenida y la pelea con ninjas en lo alto de una cordillera es de lo más emocionante. ¿Qué importa que no tenga mucho sentido? ¿Cuál es el problema de que algunos aspectos de la trama no sean lógicos?
Estas son cuestiones que no deben analizarse en este tipo de películas. Fueron hechas para entretener no para ganar premios en el Festival de Cannes. Van dirigidos a niños, adolescentes y adultos que quieren olvidarse de la vida diaria y pasar un buen rato disfrutando de un refresco con demasiadas calorías y unas palomitas con suficiente mantequilla para disparar nuestros niveles de colesterol por los aires. Porque de eso se trata precisamente ir al cine, de pasarla bien por un par de horas sin pensar mucho al respecto.
G.I. Joe: La Venganza es una de muchas películas de acción que han sido altamente criticadas por aquellos que simplemente no saben cómo disfrutar las cosas por lo que son. Definitivamente recomiendo cualquier película que mantenga ocupado a Bruce Willis para que no filme más secuelas de Die Hard y que ni se le ocurra acercarse otra vez a Los Indestructibles.
La imagen utilizada es el póster oficial de la película y es propiedad de la productora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario